FRANLEONARDO

“La solución siempre había estado ahí, delante nuestra, acudía a cada reunión en los brazos de nuestros clientes, ¿Como no la habíamos visto antes? Era formidable…”

portada 1

tatuaje

Una doble Identidad de Marca con un desenlace muy personal.

FRANLEONARDO es el resultado del proceso de creación de marca para el estudio fotográfico formado por la pareja Fran Leonardo y Maria Teresa, especializados en fotografía de boda.
En este proyecto de Branding, como en todos nuestros trabajos, el “producto final” es el resultado de un proceso de desarrollo conjunto con nuestro clientes, asesorándolos, guiándoles y consiguiendo finalmente obtener una solución gráfica para su marca, de la que estar orgullosos y sentirse identificados, ya que han sido parte del proceso de diseño de la misma, y donde ellos han ido viendo la evolución de la idea, de la mejor idea de todas las propuestas y barajadas durante todo el proceso.
FRANLEONARDO fue un proyecto de identidad difícil, porque el cliente no era una persona, si no dos, una pareja en concreto, Fran y Maria Teresa, además de ser socios en su empresa, son matrimonio en la vida real.

Decidiendo el Naming…

La primera parte al abordar un proyecto de marca como este es resolver la nomenclatura empresarial, en el caso de Fran y Maria Teresa, un matrimonio, que son socios en un estudio de fotografía, especializado en bodas, con un “target” predominantemente juvenil, donde ambas partes de la pareja tenían que tener su representación en la identidad de la marca, para sentirse referenciados y motivados en el proyecto empresarial, no parecía tarea fácil a priori.

De este modo, en esta primera etapa, nos centramos en resolver la implicación o representación de ambos socios, mediante el propio Naming de la marca. Probamos fórmulas de nomenclatura empresarial del tipo “Fran Leonardo & Maria Teresa”, “Fran Leonardo y ELLA”, etc. Aunque nosotros siempre nos gusto desde un principio por el carácter y poderío de un nombre tan de autor como era Fran Leonardo, pero como decíamos anteriormente al inicio de este post, para nosotros es vital e indispensable, que nuestro cliente se quede convencido de que el resultado obtenido es el mejor, de que no le queden dudas del resultado, haya que dar las vueltas que haya qeu dar, y hacer las pruebas que sean necesarias, de ahi nuestro carácter meticuloso y exhaustivo en todos y cada una de las partes del proceso de diseño.
Las propuestas obtenidas eran estructuras complejas, largas y poco funcionales desde el punto de vista de la comunicación empresarial. Decidimos cambiar de enfoque y resolver la vinculación a la marca de los dos miembros por otros medios.
Nos quedamos con FRANLEONARDO, escrito de manera conjunta, sin espaciado y en mayúsculas, como naming empresarial, por su carácter de autor, su sonoridad y elegancia, y escrito de manera junta, “des personificábamos” la figura del nombre propio masculino, de Fran Leonardo, y generábamos sensación de grupo, de colectivo, de equipo. Hasta aqui todo bien, todos de acuerdo, pero la marca resultaba muy masculina, había que feminizar la marca un poco para que María Teresa se sintiera involucrada y representada.

Resolviendo la gráfica de la Marca…

Ya teníamos el Naming empresarial, FRANLEONARDO, acotado, con personalidad propia, con presencia y con un amplio carisma, ideal para una nombre para una empresa como la suya, pero nos habíamos dejado fuera a Maria Teresa, la marca era marcadamente masculina. Nos entrevistamos con Maria Teresa para ver de qué modo podríamos hacerla participe en la marca, mediante su color favorito, una iconografía determinada, en definitiva ver algo con lo que ella se vincularse para incluirlo en la marca y que ella sintiese que tenía su lugar y representación en la marca mediante este elemento gráfico, color determinado, pie de logo, etc. No dimos con nada, ninguna fórmula recurrente que de un modo rápido hiciera que María Teresa se sintiese vinculada a la marca, y a la vez se integrase con el nombre actual, el proyecto cayó un poco en la frustración de no dar con una solución convincente.
Un dia, en el estudio, “bicheando” en los perfiles sociales de ambos en Facebook, vimos una fotografía en la que ambos se habían hecho un tatuaje idéntico en un viaje, una secuencia de cuatro puntos, de tamaños crecientes o decrecientes según se mirasen, supimos que lo teníamos, que habíamos dado con la formula, con ese elemento gráfico que actuaría como nexo de unión entre ambos en la marca, y que ademas se integraba a la perfección con el estilo asociado para la marca, por su carácter minimalista y sencillo. De este modo desarrollamos un isotipo a base de cuatro puntos decrecientes, tal como es el tatuaje de nuestro clientes, y lo empleamos como parte de la marca. Ambos estaban encantados cuando les presentamos la idea.

isotipo 1

La solución siempre había estado ahí, delante nuestra, acudía a cada reunión en los brazos de nuestros clientes, ¿Como no la habíamos visto? Era formidable, nada más vinculante y bonito para ambos, que resolver su marca que este tatuaje hecho de puro amor.

bolsa Franleonardomock up tarjetas franfoto fran y mtere

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s